Rinoplastia

La rinoplastia es un procedimiento que modifica la forma y el aspecto de la nariz, ayuda a mejorar la respiración o ambas cosas.

La ventaja de someterse a una rinoplastia bajo los cuidados de un otorrinolaringólogo es que se presta especial atención tanto a la estética como a la funcionalidad de la nariz. El procedimiento destinado a mejorar estos dos aspectos se denomina septorrinoplastia. Existen dos enfoques principales para la (septo)rinoplastia: el enfoque cerrado o endonasal y el enfoque abierto o externo.

En el abordaje cerrado (endonasal), las incisiones se realizan en el interior de ambas fosas nasales, lo que significa que ninguna parte de la incisión puede verse externamente y no hay cicatriz visible. Este procedimiento mínimamente invasivo presenta muchas de las ventajas de otros tipos de cirugía mínimamente invasiva, como la reducción de las cicatrices y de su visibilidad. Sin embargo, existen algunas limitaciones técnicas asociadas al acceso reducido de este abordaje, que lo hacen más adecuado para deformidades nasales externas e internas más pequeñas.

Con una rinoplastia abierta o de abordaje externo (septo)se realiza una pequeña incisión puente (5 mm) en la piel exterior entre ambas fosas nasales para unir las incisiones de las fosas nasales derecha e izquierda descritas anteriormente. Esto permite doblar hacia arriba la piel nasal y, por tanto, acceder directamente y de forma visible a toda la estructura de soporte cartilaginosa y ósea de la nariz.

Aunque este abordaje implica una pequeña incisión cutánea externa, se trata de una pequeña compensación en el caso de desviaciones nasales internas y externas mayores o más significativas, por la mejora del acceso necesaria para resolver estos problemas.