ORL GENERAL
Oído

"La ceguera separa a las personas de las cosas; la sordera separa a las personas de las personas".

Helen Keller, autora estadounidense sorda y ciega (1880-1968).

Los oídos, como órganos de la audición y el equilibrio, son dos de los órganos sensoriales más importantes y fundamentales para nuestra conexión con el mundo. Constituyen las principales vías de acceso a la zona ORL a través de las trompas de Eustaquio. Los síntomas del oído pueden ser muy debilitantes. Los problemas de oído pueden surgir a lo largo de la vida en todo tipo de formas. Los problemas pueden incluir cera del oído impactada, pérdida de audición, infecciones recurrentes del oído, oído pegajoso, secreción (crónica) del oído, dolor de oído, pérdida de audición, tinnitus (sensación de pitido o zumbido en el oído) y varias combinaciones de estos, entre muchos otros. También puede visitarnos por problemas de equilibrio, mareos o vértigos (sensación de dar vueltas). Dado que el oído y el órgano del equilibrio están estrechamente relacionados anatómica y funcionalmente, los problemas del órgano del equilibrio se analizarán en su mayor parte de la misma forma que los problemas del oído.

Los síntomas del oído suelen deberse a un problema dentro del propio oído, pero también pueden ser una manifestación de problemas en otras partes del cuerpo. En algunos casos, una enfermedad sistémica en otro sistema orgánico puede producir un problema en el oído, como las infecciones recurrentes del conducto auditivo externo en pacientes con diabetes. Los síntomas del oído también pueden deberse a problemas en otras partes del oído, la nariz y la garganta. Un ejemplo conmovedor de ello es un dolor de oídos derivado de un problema en la garganta o los dientes, que denominamos dolor de oídos referido.

 

Durante su consulta por problemas de oído, el examen puede incluir uno o más de los siguientes aspectos:

 

Prueba del diapasón– se trata de una prueba auditiva indicativa básica, que se realiza en la sala de la clínica para determinar la localización de su pérdida auditiva.

Otoscopia-inspección de los oídos externos, el conducto auditivo externo y el tímpano (membrana timpánica). Si es necesario, se eliminará la cera del oído. En algunos casos, el cerumen retenido resulta ser la única causa de la pérdida de audición, por lo que su extirpación la restablecerá de inmediato. En caso de secreción del oído, puede realizarse un frotis del oído antes de limpiar el conducto auditivo con una pequeña y fina succión.

Timpanometría-una prueba para determinar cómo reacciona el tímpano a las distintas presiones del exterior -una medida de la salud y la función del oído medio

Prueba de Dix-Hallpike– se trata de una maniobra que ayuda a diagnosticar un tipo particular de vértigo denominado vértigo posicional paroxístico benigno (VPPB). paroxístico benigno (VPPB).

Evaluación neurológica global– se trata de exámenes como el test de Romberg y el test de Unterberger, entre otros. Se llevan a cabo en la sala de la clínica y requieren que permanezca de pie o camine en una posición determinada. Los resultados son directamente visibles y nos proporcionan información sobre el órgano del equilibrio, el sentido de la posición de las articulaciones y posibles problemas en el cerebro u otras partes del sistema nervioso.

Audiometría (prueba de audición)-. se le remitirá a una prueba de audición en el Hospital Nostra Senyora de Meritxell. Nuestro audiólogo le hará escuchar varios sonidos con auriculares y comprobará su capacidad para oírlos a distintas frecuencias e intensidades. En algunos casos, también se realiza una prueba de reconocimiento del habla. Concertaremos dos citas: una para la prueba de audición y otra de seguimiento en una de nuestras clínicas para comentar juntos sus resultados.

Pruebas de equilibrio– una prueba para determinar si su órgano del equilibrio funciona correctamente. Esto se llevará a cabo en la sala de exploración o se le remitirá a nuestro centro audiovestibular para que le realicen pruebas de equilibrio más formales.

Imágenes- en unos pocos casos, es necesario investigar más a fondo el oído o el nervio auditivo mediante resonancia magnética (RM) o tomografía computarizada (TC). Esto tendrá lugar en una de nuestras otras clínicas. Concertaremos dos citas: una para la exploración y otra de seguimiento en una de nuestras clínicas para comentar juntos los resultados.