CIRUGÍA DE CABEZA Y CUELLO
Marcas de nacimiento vasculares

Las marcas de nacimiento vasculares (denominadas médicamente anomalías vasculares) son marcas o crecimientos en la piel que se han formado como consecuencia de un desarrollo anormal de los vasos sanguíneos y que suelen aparecer en la piel al nacer o poco después.

También pueden localizarse a mayor profundidad bajo la piel, en cuyo caso se descubren más tarde, a medida que crecen. Las marcas de nacimiento vasculares reciben diversos nombres, como picaduras de cigüeña o besos de ángel. Aproximadamente uno de cada diez niños nace con una marca de nacimiento vascular.

Las anomalías vasculares se dividen en dos categorías principales: tumores vasculares (incluidos los
hemangiomas
), y las malformaciones vasculares, que son un conjunto de vasos sanguíneos anormalmente conectados y denominados según el tipo de vasos que incluyen.

La picadura de cigüeña (piel enrojecida en la nuca) y el beso de ángel (piel enrojecida en la frente) son malformaciones vasculares simples denominadas nevus simplex o manchas salmón. Son probablemente las anomalías vasculares más conocidas y suelen desaparecer a medida que el niño crece. Normalmente no requieren tratamiento médico, pero pueden tratarse con terapia láser si no desaparecen.

Un hemangioma es un tumor benigno (no canceroso) de pequeños vasos sanguíneos que se encuentra en el 5-10% de los niños.

Los hemangiomas infantiles se encuentran en los bebés y suelen desaparecer por sí solos sin complicaciones. Suelen verse como una pequeña marca roja que crece rápidamente durante 6-8 meses. Se pueden encontrar en cualquier parte del cuerpo. Cuando crecen, pueden causar complicaciones, como hemorragias, dependiendo de dónde se localicen. Si un hemangioma se encuentra en un lugar anatómico de alto riesgo, como las vías respiratorias, los ojos o la punta de la nariz, puede tratarse con terapia láser, extirpación quirúrgica, esteroides o un fármaco llamado propranolol.

Un tipo raro de hemangioma es el llamado hemangioma congénito, que está completamente formado al nacer y ya no crece, pero puede involucionar (encogerse) rápidamente. Estos hemangiomas pueden causar dolor y hemorragias. El tratamiento incluye la observación, la extirpación quirúrgica, el cierre de los vasos sanguíneos y el cuidado de los síntomas.

Malformaciones vasculares

Las malformaciones vasculares no son tumores. Están formadas por una red de vasos sanguíneos conectados incorrectamente y se definen por los vasos sanguíneos implicados. Por ejemplo, las malformaciones capilares, linfáticas, venosas y arteriovenosas actúan de forma diferente. Un tipo de malformación del que quizá haya oído hablar es la «mancha de vino de Oporto», que suele aparecer en la cara. Se trata de una malformación capilar de la piel. Las manchas de vino de Oporto no desaparecen por sí solas, pero pueden tratarse con cirugía, láser, inyecciones directas y medicamentos.

No hay dos anomalías vasculares iguales. Una puede ser sencilla, y no requerir más que la vigilancia de su pediatra, y otra puede ser extremadamente compleja, y requerir varios especialistas y diferentes tratamientos.

Las malformaciones cutáneas y los hemangiomas pueden tratarse con láser. Las anomalías vasculares y las complicaciones que suelen presentar pueden requerir cirugía dependiendo de dónde estén localizadas. Los radiólogos pueden utilizar la escleroterapia para tratar malformaciones vasculares más profundas de las venas, arterias o vasos linfáticos. En este proceso, se inyecta una solución en los vasos anómalos para colapsarlos y redirigir la sangre a vasos más sanos. Otros pacientes pueden acudir al hematólogo por problemas hemorrágicos.

 

Los pacientes se benefician más de ser atendidos y seguidos por un amplio grupo de especialistas que utilizan los tratamientos quirúrgicos y médicos más novedosos. Un equipo capaz de diagnosticar, tratar y contribuir a la investigación continua de las anomalías vasculares es importante para prestar una atención excelente y obtener grandes resultados.