INFORMACIÓN DEL PACIENTE
Folletos sobre pediatría

Cirugía de adenoides
Las adenoides son unas glándulas pequeñas situadas en la parte posterior de la nariz, en una zona conocida como nasofaringe (véase la figura 1a). En los niños más pequeños, estas glándulas desempeñan un papel en la lucha contra los gérmenes. Sin embargo, alrededor de los tres años, se cree que las adenoides dejan de ser necesarias, ya que el organismo puede combatir eficazmente los gérmenes sin ellas. No hay pruebas suficientes que sugieran que la extirpación de las adenoides afecte al sistema inmunitario o aumente la probabilidad de infecciones. Es probable que las adenoides sólo sean beneficiosas para combatir las infecciones durante los tres primeros años de vida. Por consiguiente, si causan más daño que beneficio, pueden retirarse después de este periodo.
Después de la operación de amígdalas de su hijo: consejos para los padres
Cuando su hijo se someta a una amigdalectomía, es importante que conozca ciertos aspectos de la intervención. La extirpación de las amígdalas puede provocar dolor de garganta a su hijo, lo que requiere la toma regular de analgésicos para controlar las molestias. Sin embargo, esto les permite reanudar una dieta normal, incluidos alimentos como el pan. Normalmente se requiere un periodo de recuperación de dos semanas, que implica ausentarse de la escuela y de las actividades sociales. Aunque existe una posibilidad entre seis de que se produzca una hemorragia postoperatoria, se aconseja acudir rápidamente al servicio de urgencias más cercano si esto ocurre. En raras ocasiones, uno de cada 100 niños puede requerir una segunda operación para tratar la hemorragia. Este folleto electrónico proporciona información valiosa sobre lo que debe observarse y ofrece consejos útiles para el cuidado de los síntomas de su hijo después de una amigdalectomía, incluyendo orientación sobre emergencias.
Rinosinusitis crónica en niños
La rinosinusitis crónica es una afección persistente que requiere un tratamiento continuo. Los principales tratamientos eficaces son los enjuagues salinos y los sprays nasales de esteroides. Es importante señalar que no existen pruebas que respalden el uso de antibióticos en niños con rinosinusitis crónica. En algunos casos, los niños pueden someterse a la extirpación quirúrgica de las adenoides para controlar mejor los síntomas. Además, los niños mayores con afecciones específicas pueden requerir cirugía endoscópica de los senos paranasales como parte de su plan de tratamiento.
Oreja de pegamento (OME)
La otitis media adhesiva, también conocida como «otitis media con derrame», es una afección frecuente, ya que aproximadamente ocho de cada diez niños (80%) experimentan un breve episodio antes de empezar la escuela primaria. Las causas exactas de la otitis media adhesiva no se conocen del todo y, aunque puede producirse tras una infección de oído, muchos niños con otitis media adhesiva nunca la han padecido. En algunos casos, la inflamación por infecciones que afectan a la adenoides de la parte posterior de la nariz, a menudo asociada a la tos y los resfriados, puede provocar la propagación de bacterias al oído, causando la formación de líquido o «pegamento» en el oído.
Ojales – Una ayuda para la toma de decisiones de los padres
La otitis media adhesiva, también conocida como otitis media con derrame (OMD), se produce cuando el espacio situado detrás del tímpano se llena de líquido en lugar de aire. Esta afección puede desarrollarse cuando el flujo de aire que llega al oído medio es insuficiente, a menudo debido a que las trompas de Eustaquio, encargadas de introducir el aire en el oído medio, no funcionan de forma óptima durante la infancia.
Le ayudamos a decidir sobre la operación de amígdalas de su hijo
Situadas a ambos lados de la parte posterior de la garganta, las amígdalas pueden hincharse e inflamarse, una afección conocida como amigdalitis. Causada normalmente por infecciones víricas o bacterianas, la amigdalitis es una dolencia frecuente en los niños. En la mayoría de los casos, la amigdalitis infantil se atribuye a infecciones víricas. Los síntomas incluyen dolor de garganta y fiebre, lo que contribuye a que su hijo se sienta indispuesto durante la enfermedad.
Amigdalectomía intracapsular en niños
La amigdalectomía se considera para los trastornos respiratorios del sueño, y se requiere un número mínimo de episodios de amigdalitis para poder optar a ella. Se sabe que la intervención es dolorosa, por lo que es necesario tomar analgésicos con regularidad, y su hijo necesitará dos semanas de baja escolar y de actividades sociales para recuperarse. El riesgo de hemorragia tras una amigdalectomía intracapsular es de 2 de cada 1000 niños. Las amígdalas, situadas en la parte posterior de la garganta, ayudan a combatir los gérmenes y las infecciones. Aunque son importantes en los niños pequeños, pierden importancia y tamaño a partir de los tres años, y puede considerarse su extirpación si causan más daño que beneficio.
Angiofibroma nasofaríngeo juvenil (ANJ)
El angiofibroma nasofaríngeo juvenil (ANFJ) es una neoplasia no cancerosa excepcionalmente rara que se encuentra en la parte posterior de la nariz de los niños y afecta sobre todo a varones adolescentes. A pesar de su naturaleza benigna, el JNA se considera agresivo, ya que puede extenderse a los senos paranasales, las cuencas oculares y el cerebro. Se desconoce la causa de la JNA, y se especula con la posibilidad de que tenga su origen en las células que quedan en la profundidad de la nariz durante los primeros meses del embarazo. Los síntomas incluyen nariz taponada, hemorragias nasales recurrentes en un lado, hinchazón facial, dolor, cefaleas, visión doble, audición reducida o disminución del sentido del olfato. Dadas sus posibles complicaciones, la atención médica rápida es esencial para el tratamiento eficaz de la ENJ.
MLTB – Microlaringotraqueobroncoscopia
La MLTB, o microlaringotraqueobroncoscopia, es un procedimiento diagnóstico destinado a identificar el origen de los síntomas de las vías respiratorias de su hijo. Durante este examen, se introduce cuidadosamente por la boca un instrumento especializado llamado endoscopio, equipado con una luz y una cámara en su extremo. Esto permite un examen minucioso de la laringe, la tráquea y los grandes conductos que llevan a los pulmones (bronquios). El procedimiento ayuda a obtener una comprensión detallada de cualquier posible problema que afecte al sistema respiratorio.
Amigdalectomía (extirpación de las amígdalas) por infecciones repetidas
Para que se considere una amigdalectomía, deben cumplirse ciertos criterios relativos al número de episodios de amigdalitis, incluidos siete episodios en el primer año, cinco episodios al año durante dos años o tres infecciones anuales durante tres años. Tras una amigdalectomía, es necesario un periodo de recuperación de dos semanas, durante el cual debe abstenerse de realizar actividades laborales y sociales. Se sabe que la amigdalectomía es una intervención dolorosa. En los adultos, el riesgo de hemorragia tras una intervención quirúrgica es de uno de cada cinco, y uno de cada 100 adultos puede necesitar una segunda operación para tratar la hemorragia, lo que puede implicar una transfusión de sangre.
Traqueomalacia en niños
La traqueomalacia, que significa «tráquea débil o blanda», describe una afección en la que la tráquea, normalmente sostenida por cartílagos, puede perder su rigidez normal. En ciertos casos, los niños nacen con un cartílago más blando que sostiene la tráquea, lo que hace que partes o toda la tráquea sean susceptibles de colapsarse. Este colapso es más pronunciado durante la espiración o la tos. Cuando la afección se extiende hasta afectar a las vías respiratorias primarias que conducen a los pulmones, se denomina traqueobroncomalacia.