INFORMACIÓN DEL PACIENTE
Folletos sobre cabeza y cuello

Lesiones cutáneas faciales
Una lesión cutánea facial se refiere a una anomalía en el aspecto de la piel, como un bulto, una grieta, una úlcera o una decoloración inusual que no suele estar presente. Las lesiones se clasifican como benignas si son inofensivas, mientras que las lesiones malignas indican la presencia potencial de cáncer de piel y suponen un peligro. Aunque la mayoría de las lesiones cutáneas son benignas, existe la posibilidad de que algunas sean malignas. Las lesiones cutáneas benignas pueden ser poco atractivas a la vista o propensas a daños repetitivos, sobre todo durante actividades como el afeitado.
Endoscopia nasal flexible
La endoscopia nasal flexible es un procedimiento médico habitual empleado para examinar el interior de la nariz, las fosas nasales, la laringe y las regiones posteriores de la garganta y la lengua. Este método de diagnóstico utiliza un endoscopio, que es un tipo de telescopio flexible. El procedimiento se lleva a cabo de forma rutinaria en diversos entornos, como ambulatorios, salas de hospital o servicios de urgencias. A cualquier persona que experimente problemas relacionados con el oído, la nariz, la garganta o la laringe se le puede recomendar que se someta a una endoscopia nasal flexible para facilitar el diagnóstico y el tratamiento médico adecuado.
Cáncer de cabeza y cuello
El cáncer de cabeza y cuello engloba una serie de tumores malignos que se desarrollan en diversas zonas, como la boca (cavidad oral), la garganta (faringe), la laringe, las glándulas salivales, la nariz y los senos paranasales. En determinados centros oncológicos de H&N, el equipo oncológico de H&N también puede tratar los cánceres que afectan a la piel del cuero cabelludo, la cara y el cuello. Es importante señalar que el cáncer de la glándula tiroides se trata por separado de los cánceres de cabeza y cuello.
VPH y cáncer de garganta
Existen más de 100 tipos de virus VPH que pueden infectar el cuerpo humano. Las infecciones por VPH son frecuentes, pero en la mayoría de los casos el sistema inmunitario del organismo puede eliminar el virus. Estas infecciones pueden permanecer latentes durante muchos años antes de causar problemas. Algunos tipos de VPH pueden provocar la aparición de verrugas, mientras que otros, concretamente el VPH 16 y 18, se asocian a un mayor riesgo de cáncer. En los adultos jóvenes, las infecciones de garganta por VPH son frecuentes, y la mayoría desaparecen sin síntomas. Sin embargo, una pequeña proporción de individuos que no eliminan el virus pueden desarrollar cáncer de garganta muchos años después. Afortunadamente, los cánceres de cabeza y cuello causados por el VPH suelen tener resultados positivos. Para prevenir las enfermedades relacionadas con el VPH, en el Reino Unido se ofrece la vacuna contra este virus a los niños de entre 12 y 13 años.
Microlaringoscopia: una operación en la laringe
La microlaringoscopia es un examen minucioso de la laringe que se realiza con el paciente dormido y bajo anestesia general. Este breve procedimiento suele durar unos 30 minutos y puede ir acompañado de otra operación conocida como faringoscopia y esofagoscopia superior, dependiendo del caso concreto. Si procede, se pueden encontrar detalles adicionales en el folleto de información al paciente sobre Faringoscopia y esofagoscopia superior. El objetivo principal de la microlaringoscopia es identificar y tratar los problemas que afectan a la laringe, como determinar la causa de una voz ronca o investigar cualquier anomalía observada en la laringe.
Disección del cuello
La disección del cuello puede ser de dos tipos básicos: La disección radical del cuello consiste en extirpar quirúrgicamente todos los ganglios linfáticos situados entre la mandíbula y las clavículas cuando hay indicios de cáncer en los ganglios del cuello. Esto puede implicar la extirpación de tejidos adicionales para garantizar la eliminación completa del cáncer, centrándose en las estructuras que no tendrán efectos duraderos graves. Por otro lado, la Disección Parcial de Cuello se realiza cuando se sospecha que sólo hay células cancerosas microscópicas. Elimina selectivamente grupos específicos de nodos con más probabilidades de verse afectados. En ambos procedimientos, todos los tejidos extirpados se envían al laboratorio para su examen con el fin de identificar las células cancerosas y evaluar su propagación.
Clínica de tumores cervicales
Durante su cita con un otorrinolaringólogo para tratar los síntomas de un bulto en el cuello, le preguntará sobre sus síntomas y le realizará un examen exhaustivo del oído, la nariz, la garganta y la laringe para identificar cualquier problema adicional. El especialista recabará información sobre sus hábitos de consumo de tabaco y alcohol, síntomas generales como la pérdida de peso, su historial médico, medicamentos actuales y niveles de actividad física. Se espera un examen minucioso del cuello, por lo que se recomienda llevar una camiseta que deje el cuello al descubierto. Además, los exámenes de garganta, oídos y nariz, incluida la posibilidad de una endoscopia nasal flexible (como se detalla en la siguiente sección), también pueden formar parte de la evaluación.
Parotidectomía – Cirugía para extirpar un bulto
La glándula parótida, situada en cada mejilla justo delante de las orejas, es la mayor de las tres glándulas principales productoras de saliva de la cara. Con una a cada lado, estas glándulas desempeñan un papel crucial en la producción de saliva. Pequeños conductos dentro de las glándulas parótidas transportan la saliva a la boca, complementando los cientos de pequeñas glándulas dentro de la boca que también contribuyen a la producción de saliva. La saliva desempeña funciones esenciales, como mantener la higiene dental al conservar los dientes limpios e iniciar la descomposición de los alimentos al masticar.
Faringoscopia rígida y esofagoscopia superior
La faringoscopia consiste en examinar la garganta, y la esofagoscopia consiste en examinar el esófago (o garganta) bajo anestesia general. Este procedimiento se realiza para investigar problemas relacionados con la garganta, en particular dificultades o dolor al tragar. En algunos casos, puede realizarse con urgencia para eliminar elementos obstructivos como dentaduras postizas o alimentos alojados en el esófago. La esofagoscopia suele ser una intervención breve. Además, puede realizarse simultáneamente otro procedimiento, la microlaringoscopia o la laringoscopia rígida, y su cirujano le proporcionará información específica sobre la microlaringoscopia si procede.
Escisión de la glándula submandibular – Cirugía para la infección y/o la obstrucción recurrente
La glándula submandibular, la segunda más grande de las glándulas salivales primarias, tiene el tamaño aproximado de una nuez y está situada justo debajo de la mandíbula, a ambos lados del cuello (véase la figura 1). Responsable de la producción de saliva, esta glándula libera saliva a través de un conducto (tubo) que drena en la parte delantera de la boca, debajo de la lengua.
Tumores tiroideos y cirugía tiroidea – Hemitiroidectomía diagnóstica
Situada en el cuello, delante de la tráquea, entre la clavícula y la nuez de Adán, la glándula tiroides tiene forma de pajarita o mariposa (véase la figura 1). Compuesta por dos mitades, los lóbulos tiroideos derecho e izquierdo, unidos por un puente de tejido llamado istmo, esta glándula desempeña un papel vital en la producción de hormonas. La glándula tiroides produce tiroxina, una hormona liberada al torrente sanguíneo que desempeña un papel crucial en la regulación del metabolismo.
Tirotoxicosis – Cirugía tiroidea por enfermedad tiroidea benigna
El control de los niveles elevados de tiroxina suele lograrse mediante medicación, pero si ésta resulta ineficaz, puede ser necesaria la cirugía. También puede recomendarse la cirugía en los casos en que la enfermedad ocular tiroidea provoque síntomas importantes. Tras la intervención quirúrgica, suelen ser necesarios comprimidos sustitutivos de tiroxina de por vida. Es importante tener en cuenta que pueden producirse cambios en la voz después de la intervención quirúrgica y, aunque suelen ser temporales, en raras ocasiones pueden ser permanentes. Además, unos niveles de calcio extremadamente bajos pueden provocar síntomas como pinchazos y calambres musculares, lo que constituye una urgencia médica. En estos casos, es crucial el contacto inmediato con el equipo quirúrgico o la asistencia al Servicio de Urgencias más cercano.
Cirugía robótica transoral para el cáncer de cabeza y cuello
La cirugía robótica transoral, o TORS, es una operación de garganta que se realiza a través de la boca bajo anestesia general, asistida por tecnología robótica. TORS utiliza una cámara 3D de alta definición e instrumentos articulados especializados que imitan los movimientos de la muñeca humana. Esta tecnología mejora la visibilidad y el acceso a zonas difíciles, como la base de la lengua, la parte inferior de las amígdalas y la región por encima de la laringe. El cirujano maneja estos instrumentos desde una consola, situada normalmente en una esquina del quirófano, lo que garantiza un control total durante todo el procedimiento. Un cirujano asistente permanece al lado del paciente durante toda la operación.