INFORMACIÓN DEL PACIENTE
Folletos auriculares

Afecciones y cirugía del oído

Un cirujano emplea diversas estrategias para acceder a diferentes secciones de la oreja cuando trata una afección médica. Algunos procedimientos pueden realizarse a través del conducto auditivo externo, lo que elimina la necesidad de incisiones adicionales alrededor de la oreja. Este método, denominado enfoque permeatal o transmeatal, es aplicable en casos como la otosclerosis, la inserción de drenajes timpánicos y las nuevas técnicas de administración de fármacos al oído interno en el vértigo. No obstante, lo más habitual es que sea necesario realizar una incisión quirúrgica alrededor de la oreja para mejorar el acceso al oído medio, la mastoides o el oído interno. En ocasiones, esto puede implicar una incisión situada justo delante de la oreja, conocida como incisión endaural.

Mareos

Numerosos factores pueden contribuir a la sensación de mareo, y éstos pueden no estar necesariamente relacionados con el órgano del equilibrio del oído interno. Los desmayos, los problemas cardiacos, las anomalías tiroideas y los problemas neurológicos pueden manifestarse como sensación de mareo, vértigo y desequilibrio general.

Oreja de pegamento (OME)

La otitis adhesiva es una afección frecuente. Aproximadamente ocho de cada diez niños (80%) experimentan un breve episodio de otitis media adhesiva antes de comenzar la escuela primaria. El término médico para el oído pegajoso es «otitis media con derrame».

Las causas precisas de la otitis media adhesiva siguen siendo inciertas para los médicos. Aunque a veces se produce tras una infección de oído, muchos niños con otitis media adhesiva nunca han padecido este tipo de infecciones. En ciertos casos, las infecciones que afectan a la adenoides de la parte posterior de la nariz, desencadenadas por la tos y los resfriados, pueden provocar la propagación de bacterias al oído, con la consiguiente inflamación. Es probable que el líquido, a menudo denominado «pegamento», se acumule en el oído como consecuencia de este proceso inflamatorio.

Ojales – Una ayuda para la toma de decisiones de los padres
Los drenajes timpánicos, pequeños tubos insertados en los tímpanos, desempeñan un papel crucial en el tratamiento de afecciones como la otitis media adhesiva. También conocidos como tubos de timpanostomía, estos pequeños dispositivos facilitan un flujo de aire adecuado, evitando la acumulación de líquido en el oído medio. Los drenajes timpánicos suelen recomendarse para mejorar la audición y aliviar los problemas relacionados con los oídos, tanto en niños como en adultos.

Audífonos y cómo conseguirlos

Un audífono es una herramienta que aumenta el volumen de los sonidos para las personas con problemas de audición. Consta de tres partes principales: un micrófono, un amplificador y un altavoz. La mayoría se llevan dentro o detrás de la oreja, pero también los hay implantables para situaciones específicas.

Audición y sordera

La pérdida de audición está muy extendida y afecta a personas de todas las edades. Aproximadamente el 16% de los adultos del Reino Unido y la mitad de los mayores de 75 años sufren algún tipo de pérdida auditiva. Los niños, a menudo afectados por problemas o infecciones de oído, son el siguiente grupo más afectado. Ya sea de nacimiento o por una enfermedad en la primera infancia, la pérdida de audición puede interrumpir la comunicación diaria con los demás.

Pérdida auditiva

La pérdida de audición es un síntoma de diversas afecciones que afectan al órgano auditivo o a su conexión nerviosa con el cerebro. Puede deberse a problemas que afectan a la transmisión del sonido a través del tímpano y los huesos del oído (llamados huesecillos) hasta la cóclea (el órgano de la audición), o bien a problemas en la cóclea y el nervio auditivo que conecta la cóclea con el cerebro (Figura 1).
Agujero en el tímpano y miringoplastia
Si un agujero en el oído se debe a una lesión o infección reciente, suele observarse porque algunos agujeros pueden curarse sin tratamiento. Los orificios más pequeños pueden no presentar síntomas, pero evitar que entre agua en el oído es crucial para minimizar los riesgos de infección.
Cómo utilizar las gotas o aerosoles para los oídos
Para aplicar correctamente las gotas para los oídos, siga estos pasos: Lávese las manos y ponga las gotas a temperatura corporal sujetando el frasco. Retire el tapón, tumbándose de lado con la oreja afectada hacia arriba. Tire suavemente del oído externo para abrir el conducto, luego aplique gotas y presione sobre el tragus. Permanezca de lado durante tres minutos, limpiándose el exceso de medicación. Repita la operación si es necesario y vuelva a colocar el tapón después de cada uso.

Para los sprays auriculares, siéntese erguido y siga un proceso similar: lávese las manos, prepare el spray, incline la cabeza, aplíquelo, presione sobre el tragus, espere y limpie el exceso. Si es necesario, repítalo en la otra oreja y fije el tapón después de usarlo. Estos pasos garantizan la correcta administración y absorción del medicamento.

Cirugía mastoidea / Colesteatoma
La cirugía es el tratamiento recomendado para el colesteatoma, siempre que el paciente sea médicamente apto para la anestesia general. El crecimiento de un saco de colesteatoma puede provocar complicaciones graves como meningitis, absceso cerebral, pérdida total de audición, mareos persistentes o debilidad facial. En el postoperatorio, es frecuente que se produzcan mareos temporales y alteraciones del gusto en el lado operado, aunque son raros los daños permanentes. Los resultados de la audición varían, con posibilidades de mejora, mantenimiento o empeoramiento. La debilidad de los músculos faciales, aunque suele ser temporal, en ocasiones puede ser permanente. En el postoperatorio pueden aparecer acúfenos, y existe un riesgo poco frecuente de reacciones alérgicas a la medicación del vendaje auricular.

Enfermedad de Menière

La enfermedad de Menière afecta al oído interno y presenta tres problemas principales: ataques intermitentes de vértigo, pérdida de audición variable y acúfenos fluctuantes. El diagnóstico requiere experimentar los tres síntomas, lo que la hace propensa al sobrediagnóstico. Esta afección, que afecta a uno o ambos oídos, está relacionada con un aumento de la presión en los compartimentos de líquido del oído interno. Una presión elevada provoca distorsiones auditivas, acúfenos más fuertes y sensación de oído lleno.

Infecciones del oído medio (otitis media)

Las infecciones del oído medio, especialmente en niños, son comunes, siendo la otitis media aguda la más frecuente. Este tipo se caracteriza por dolor de oído intenso y temperatura elevada, típicamente en niños, a menudo acompañado de sordera temporal. Cuando el tímpano se rompe y el pus drena, el dolor suele disminuir y el tímpano suele curarse con la audición restablecida. Sin embargo, las infecciones recurrentes pueden provocar daños en el tímpano o sordera persistente debido a la persistencia de líquido (otitis media adhesiva). En estos casos, es aconsejable consultar a un especialista.
Otosclerosis y estapedotomía
La otosclerosis puede no requerir tratamiento, y la pérdida de audición puede controlarse con un audífono. Tras una estapedectomía, es frecuente que se produzcan mareos temporales, con casos raros de mareos prolongados. Es posible que se produzcan alteraciones del gusto en el lado operado, aunque los daños permanentes son infrecuentes. Los resultados de la audición después de la cirugía varían, con la posibilidad de mejora, mantenimiento o incluso un oído muerto. La debilidad de los músculos faciales es muy rara, normalmente temporal, y puede aparecer tinnitus. También existe un riesgo poco frecuente de reacciones alérgicas a la medicación para los oídos.

Infecciones del oído externo (otitis externa)

Las infecciones de oído son frecuentes y constituyen una parte sustancial de la carga de trabajo de un médico de familia. Afortunadamente, la mayoría de las infecciones del oído externo, medio o interno se resuelven sin efectos duraderos, aunque ocasionalmente pueden surgir problemas a más largo plazo. El oído se divide en tres partes: externo, medio e interno. Las infecciones en cada parte producen síntomas distintos, como dolor o otalgia, secreción (posiblemente sanguinolenta u olorosa), sordera, mareos y ruidos como acúfenos.

Orejas de soplillo / orejas de murciélago / pinnaplastia

Las orejas prominentes en los niños pueden ser motivo de burlas en el colegio, a menudo causadas por un defecto en el cartílago de la oreja. La operación pretende reducir la protrusión de la oreja, ayudando al niño a sentirse menos cohibido. Aunque la corrección quirúrgica puede producirse a cualquier edad, suele realizarse en torno a los seis años, cuando el cartílago de la oreja está más maduro.
Consejos de autoayuda: picor de oídos y acumulación de cerumen
Los conductos auditivos son autolimpiables, y se produce cera para protegerlos. La piel del conducto auditivo actúa como una cinta transportadora, desplazando la cera y las células de la piel desde el tímpano hasta el oído externo. Basta con limpiar el oído externo. Utilizar bastoncillos de algodón o los dedos para retirar la cera puede alterar este proceso, empujando la cera más profundamente y dañando potencialmente la piel del conducto auditivo, lo que puede provocar infecciones.
Acúfenos (zumbidos en los oídos)
El acúfeno es la percepción de sonidos sin una fuente externa. Puede experimentarse en uno o ambos oídos, en el interior de la cabeza o en el entorno circundante. Aunque comúnmente se considera un zumbido, el tinnitus puede manifestarse de diversas formas, como silbidos, pitidos, zumbidos o zumbidos. El sonido puede ser constante o cambiante, y algunos individuos oyen un solo ruido, mientras que otros perciben varios. En raras ocasiones, los acúfenos pueden tener una calidad musical o parecerse a un habla distante y poco clara.

Vértigo

Una forma muy común de vértigo es el vértigo posicional benigno, caracterizado por un mareo repentino que se resuelve rápidamente en cuestión de segundos o pocos minutos. Suele ocurrir cuando una persona mira bruscamente hacia arriba o hacia los lados, y algunos la experimentan al girarse en la cama. Entre los episodios, el individuo se siente completamente normal. Este vértigo puede deberse a que un pequeño trozo de revestimiento del oído interno se desprende y flota en el receptor del equilibrio, provocando un aumento repentino de la estimulación nerviosa en el cerebro. Aunque a veces se desencadenan por traumatismos craneoencefálicos, muchos casos no tienen causa aparente y suelen desaparecer con el tiempo.