CIRUGÍA DE CABEZA Y CUELLO
Cáncer de piel de cabeza, cara y cuello

Las lesiones cutáneas son muy frecuentes, sobre todo a medida que envejecemos y nos exponemos a la luz solar.

Muchas lesiones cutáneas no requieren atención médica, pero cuando aparece un nuevo lunar o marca en la piel, es natural que desee averiguar si puede ser peligroso o no.

Nuestra misión es ofrecerle una solución segura y eficaz para todos los problemas de la piel de la cara, la cabeza y el cuello. Nuestro equipo es competente en el diagnóstico y tratamiento de diversas afecciones cutáneas, como carcinomas basocelulares, carcinomas escamosos o melanomas.

Los carcinomas de células basales y los carcinomas de células escamosas de la piel son la forma más frecuente y la segunda más frecuente de cáncer de piel, respectivamente.

Los carcinomas basocelulares son en su mayoría de crecimiento lento, muy curables, sobre todo cuando se detectan a tiempo, y rara vez se extienden más allá de la piel. Los carcinomas de células escamosas de la piel son más graves, tienden a crecer más rápidamente, pero siguen siendo muy curables cuando se diagnostican y tratan a tiempo.

El melanoma sólo representa alrededor del 1% de todos los cánceres de piel, pero es la forma más grave de cáncer de piel. Sin embargo, la detección y el tratamiento precoces son fundamentales para evitar que la enfermedad avance y cause desfiguración o se extienda a otros órganos.

Podemos ofrecer una variedad de tratamientos que van desde el láser a la escisión quirúrgica, dependiendo de su situación. En caso de lesiones cutáneas de mayor tamaño, nuestro equipo es competente en la extirpación quirúrgica, pero también en la reconstrucción de su piel, con el fin de ofrecerle el mejor resultado cosmético.