CIRUGÍA DE CABEZA Y CUELLO
Cáncer de cabeza y cuello

El cáncer de cabeza y cuello es un término general utilizado para describir una amplia gama de tumores cancerosos localizados en la zona de la cabeza y el cuello.

Hay muchos lugares dentro de esta región donde puede desarrollarse el cáncer, como la laringe, la boca, la lengua, los labios, la garganta (faringe), la parte posterior de la nariz (nasofaringe), las cavidades nasales y los senos paranasales, y las glándulas salivales, entre otros. Los factores de riesgo de este tipo de cáncer son fumar tabaco, beber alcohol y dos virus estrechamente relacionados denominados virus del papiloma humano (VPH) de tipo 16 y 18. La edad media de diagnóstico es de 60 años, pero con los años se está observando un aumento del cáncer de cabeza y cuello en pacientes más jóvenes. Es una forma grave de cáncer, pero el pronóstico varía bastante según la localización del tumor. En general, el cáncer de cabeza y cuello es muy tratable cuando se detecta a tiempo.

El Dr. Wreesmann es un cirujano especializado en cabeza y cuello con más de 10 años de experiencia en el diagnóstico y tratamiento de cánceres y lesiones precancerosas de la zona de la cabeza y el cuello. Ante todo, es consciente del estrés y la ansiedad que puede sentir cuando acude a nuestra clínica con una sospecha de cáncer o acaba de conocer su nuevo diagnóstico. Su vasta experiencia le permite diferenciar entre crecimientos o bultos sospechosos de cáncer y otros inocentes, y ayudarle a tranquilizarse lo antes posible. El Dr. Wreesmann colabora estrechamente con patólogos y radiólogos especializados para llegar al diagnóstico más óptimo.

Nuestro equipo se compromete a proporcionar el tratamiento más eficaz, al tiempo que ayuda a mantener su calidad de vida. Para ello, trabajamos en estrecha colaboración con nutricionistas, dietistas y logopedas, fisioterapeutas, endocrinos, dermatólogos, dentistas, cirujanos maxilofaciales, neurólogos, neumólogos, infectólogos y médicos de familia. Si usted o el médico que le ha derivado sospechan que puede tener cáncer de cabeza y cuello, nuestro equipo se asegurará de verle en unos pocos días y de realizar las investigaciones necesarias en un plazo de dos semanas.

 

Durante su consulta por (una sospecha de) cáncer de cabeza y cuello, el examen puede incluir uno o más de los siguientes:

Inspección intraoral.se trata de un examen para evaluar la boca, la parte posterior de la boca y la lengua. A veces le examinaremos la lengua con un dedo enguantado para detectar posibles bultos, palpar la base de la lengua y evaluar las amígdalas. En caso de que padezca un reflejo nauseoso elevado, podemos utilizar un spray anestésico para la parte posterior de la lengua y la garganta.

Endoscopia flexibleConsiste en introducir una pequeña cámara en la cavidad nasal para inspeccionar las fosas nasales, la parte posterior de la nariz, la garganta y la laringe. El endoscopio que utilizamos es un tubo fino y flexible con una diminuta cámara incorporada en la punta. Durante la exploración se le pedirá que emita determinados sonidos, lo que nos ayudará a evaluar mejor sus cuerdas vocales. La endoscopia flexible se realiza despierto, pero a petición suya se puede utilizar un anestésico local (insensibilizador) en aerosol.

Palpación del cuello-palparemos su cuello para evaluar cualquier inflamación, evaluar sus ganglios linfáticos, glándulas salivales y tiroides.

Ecografía del cuello. un radiólogo especializado le realizará una ecografía del cuello. Le pondrán un gel sobre la piel del cuello y le pasarán una sonda por la zona. Todas las estructuras de su cuello serán visibles en un monitor.

Imágenes-en algunos casos puede necesitar una tomografía computarizada o una resonancia magnética para investigar más a fondo su tumor. Esto se hará en el plazo más breve posible. Nuestros radiólogos especializados estudiarán su tumor desde una perspectiva radiológica y elaborarán un informe en el que basaremos nuestro diagnóstico. Recibirá una cita para la exploración y otra poco después para comentar los resultados.

Examen y/o endoscopia bajo anestesia con biopsias-.Para obtener un diagnóstico definitivo suele ser necesario tomar una biopsia de la zona sospechosa. En algunos casos, las biopsias pueden tomarse con anestesia local en nuestra clínica, pero en otros se realizará mediante un examen bajo anestesia. En algunos casos, la zona sospechosa se encuentra en un lugar al que sólo se puede acceder para realizar una biopsia mediante una endoscopia. Este procedimiento se realiza siempre bajo anestesia general en un hospital. La endoscopia consiste en introducir con cuidado un tubo metálico rígido y hueco en la boca y la garganta. Esto nos permite ver todas las estructuras que normalmente están ocultas. Podemos visualizar la extensión de su tumor y, al mismo tiempo, tomar biopsias sin causarle molestias. Debería poder irse a casa el mismo día tras unas horas de observación. Encontrará más información en nuestra carpeta de información al paciente. Las biopsias de tejido se envían a nuestro patólogo especializado, que estudiará su tejido y sus células y elaborará un informe en el que basaremos nuestro diagnóstico. Los resultados se comentarán con usted en una cita aparte.